¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una alteración de la estructura normal de la piel. Se produce en las mujeres, en zonas localizadas como son la parte baja de las nalgas, la zona superior de los muslos y la cara interna de las rodillas.

Estas son zonas que acumulan gran número de células de grasa. Y por diversos factores también es común que en estas zonas haya mal drenaje de líquidos y una deficiente microcirculación sanguínea. Estas deficiencias producen acumulación de líquidos y toxinas, con lo que se altera el funcionamiento correcto del metabolismo de la piel. Y se van formando nódulos celulíticos, compuestos por fibras dérmicas y células de grasa, que dan a la piel un aspecto irregular y áspero que es lo que conocemos como “piel de naranja”.

¿Quién puede tener celulitis?

La celulitis afecta sobre todo a las mujeres. De hecho afecta a un 95 % de mujeres frente a un 5 % de hombres. Esto ocurre por dos motivos fundamentales:

  1. Porque es un trastorno directamente relacionado con el sistema hormonal femenino. Y es por eso que aumenta en etapas de la vida de la mujer en las que hay picos hormonales, como la pubertad (12%), el embarazo (17%) y el período premenopáusico (19%). También se relaciona con la toma de anticonceptivos.
  2. Porque los hombres tienen aproximadamente la mitad de células de grasa que las mujeres.

Y dentro del grupo “mujeres”, la celulitis afecta más a las mujeres de raza blanca, siendo raro que se presente en mujeres de raza negra o asiática. Y si seguimos afinando, dentro del grupo “mujeres de raza blanca”, afecta más a las mujeres mediterráneas que a las caucásicas del norte.

Además está demostrado que hay un factor genético: Si una madre tiene celulitis, hay una probabilidad muy alta de que su hija también la sufra.

¿Por qué sale celulitis?

A parte de la predisposición genética, de pertenecer al sexo femenino y a una determinada raza, ¿por qué unas mujeres tienen celulitis y otras no? ¿tiene algo que ver con el sobrepeso?

No es un problema sólo de sobrepeso, de hecho muchas mujeres delgadas también tienen celulitis. El sobrepeso puede ser un factor más para favorecer la aparición de celulitis, ya que las personas con sobrepeso tienen mayor número de células de grasa y de mayor tamaño.

Hay otros factores que influyen a la hora de que una mujer, con o sin sobrepeso, desarrolle celulitis en alguna zona:

  • Algunas enfermedades endocrinas, como hipotiroidismo, diabetes o insuficiencia renal.
  • Factores genéticos: es bien conocida la predisposición que se da en una misma familia a padecer celulitis.
  • Problemas en el sistema vascular y linfático, que provocan la acumulación de toxinas y líquidos en las zonas problemáticas.
  • Malos hábitos alimenticios: el consumo de café, alcohol, tabaco, y las dietas hipercalóricas y ricas en sal favorecen la acumulación de grasa,toxinas y agua en el tejido graso.
  • Factores internos que alteran el equilibrio hormonal, como la depresión, ansiedad y estrés.

 

¿Cómo saber si tienes celulitis?

La técnica básica para el diagnóstico de la celulitis consiste en agarrar con las dos manos el contenido del pliegue cutáneo, como si quisiéramos pellizcar la piel, y hacerlo rodar con los pulgares sobre el plano profundo.

Si no duele y la piel rueda fácilmente, no hay celulitis; si por el contrario duele y se observan los típicos bultitos, entonces sí hay celulitis.

Las áreas celulíticas son más frías que el tejido que las rodea debido al bajo riego sanguíneo y esto se puede notar tocando suavemente el área afectada.

Cómo saber si tienes celulitis

¿Cuáles son los tipos de celulitis?

En función de la consistencia de los nódulos celulíticos podemos clasificarla en:

  • Celulitis dura o compacta:

    Es la más frecuente. Aparece en la adolescencia y es típica de mujeres jóvenes, con o sin sobrepeso, y con buena tonicidad muscular. La piel afectada tiene un aspecto compacto y firme.  La piel de naranja sólo se ve cuando se pinza la zona con los dedos, y al hacerlos rotar se aprecian lo clásicos bultitos de consistencia dura. También suele venir acompañada de estrías, piel seca, y facilidad para salir moratones. Este tipo de celulitis es la que mejor responde a los tratamientos.

  • Celulitis blanda o flácida:

    En mujeres mayores de 40 años con una vida mas bien sedentaria, que no suelen hacer ejercicio físico. También en mujeres que han experimentado una pérdida de peso rápida. La piel está flácida y con aspecto acolchado, con los hoyuelos característicos de la piel de naranja. Sale sobre todo en la cara interior de los muslos y de los brazos.

  • Celulitis edematosa o acuosa:

    Es la más grave y por suerte la menos frecuente. Se da en chicas muy jóvenes, al principio de la pubertad. Una deficiente circulación sanguínea en las piernas provoca la salida de líquido de las venas hacia afuera. Las piernas aumentan de volumen y adoptan un aspecto totalmente recto, como una columna. La piel se vuelve delgada y brillante, y la sensación de pesadez y dolor en las piernas puede ser incapacitante.

  • Celulitis mixta:

    Es cuando en la misma persona se dan dos o más tipos de celulitis. Es bastante frecuente.

 

¿Cómo combatir la celulitis?

Puesto que no es un problema puntual, el tratamiento y la prevención de la celulitis debería ser algo contínuo durante las diferentes etapas de la vida. Tendría además que ser un abordaje desde varios frentes: cosméticos, alimentación, forma de vida, ejercicio, etc.

A nuestro alcance están tratamientos diferentes y para todos los gustos. Para las “María de las cremas” (entre las que me incluyo), para las amantes de los aparatos, las que les encanta tomar suplementos e incluso para las que no tienen miedo al quirófano.

Mi consejo personal es siempre que los tratamientos sean lo menos invasivos y lo más naturales posible. Si puedes solucionar algo con una cremita, un cambio de alimentación y algo de ejercicio, ¿merece la pena pasar por una operación quirúrgica?

  • Los tratamientos tópicos: consisten en aplicar en la zona cosméticos anticelulíticos. Necesitas ser constante para ver resultados, pero el aspecto exterior de la piel mejora notablemente desde las primeras aplicaciones. El masaje que efectuamos al aplicarnos la crema también le viene de perlas a la zona con celulitis para activar la circulación y el drenaje de líquidos.
  • Tratamientos mecánicos: Lo que se persigue es activar la circulación, favorecer el drenaje linfático y reducir el edema. Puede realizarse mediante masajes manuales o bien con aparatos especiales para ello (presoterapia, cavitación, ultrasonidos, radiofrecuencia…)
  • Tratamiento quirúrgico: la liposucción es un método que permite la eliminación de los acúmulos de grasa por aspiración. Mejora parcialmente el aspecto de las zonas afectadas, pero no soluciona el problema de la celulitis.
  • Tratamiento sistémico: Son nutricosméticos (complementos dietéticos) que facilitan la microcirculación, favorecen la eliminación de líquidos y reducen los depósitos de grasa. Dentro de este grupo están también los parches anticelulíticos.

 

 ¿Cómo se aplican los cosméticos anticelulíticos?

La aplicación de un cosmético anticelulítico debe formar parte de tu rutina diaria si quieres prevenir y tratar la celulitis. La constancia es tu gran aliada.

En las fases iniciales de la celulitis es cuando los cosméticos son más eficaces, mejorando la elasticidad del tejido e incluso disminuyendo el contorno en las zonas afectadas.

Para conseguir buenos resultados, la forma en la que se aplican los cosméticos anticelulíticos y reductores es muy muy importante;

Para que la piel esté receptiva y preparada para absorber los activos cosméticos, te recomiendo una exfoliación suave una o dos veces por semana. Puedes comprarte un exfoliante corporal suave, o puedes hacerlo simplemente con un guante de crin. De esta forma eliminas células muertas y facilitas la absorción de los ingredientes activos de los cosméticos anticelulíticos.

Al aplicarte el cosmético, efectúa un masaje con movimientos circulares y ascendentes hasta que el producto se absorba por completo. Así ayudas a activar la microcirculación y reducir el edema.

El momento más adecuado para aplicarte la crema anticelulítica es sin duda después de la ducha diaria, con la piel perfectamente limpia y con los poros dilatados y más receptivos para absorber los principios activos.

También es importante escoger productos de fácil aplicación, con bajo contenido en grasa, que se extiendan fácilmente y se absorban rápido. De esta forma, no te quedarán residuos y podrás incorporar este proceso a tu rutina diaria sin pereza, además de que podrás vestirte inmediatamente después (esto que parece una tontería, es muy importante para no abandonar el tratamiento por falta de tiempo).

Una dieta variada rica en vegetales y proteínas te ayudará a prevenir la aparición de celulitis

Una dieta variada rica en vegetales y proteínas te ayudará a prevenir la aparición de celulitis

¿Cómo prevenir la aparición de celulitis?

Ante todo recuerda que esta es una carrera de fondo. Todos los medios que tienes a tu alcance para frenar o disminuir la evolución de la celulitis necesitan sobre todo constancia y continuidad en el tiempo.

La mejor prevención es mantener unos hábitos de vida saludables:

  • Una dieta sana, equilibrada y natural. Rica en frutas, verduras y fibra. baja en grasas y azúcares. Y rica en proteínas, sobre todo vegetales. Una dieta pobre en proteínas provoca la retención de líquidos y favorece la formación de edemas.
  • Respetar el horario de comidas regularmente, no picar entre horas y masticar bien los alimentos.
  • Consumir alimentos ricos en yodo, como ajo, acelgas, judías verdes, algas…
  • Incorporar a la dieta alimentos depurativos como el apio, cebolla, piña o espárragos.
  • Beber abundante agua durante el día para favorecer la eliminación de líquidos y toxinas.
  • Evitar los cambios bruscos de peso, que pueden generar distensión en la piel.
  • Reducir el consumo de alimentos y aditivos que favorecen la retención de líquidos, como la sal, el café, aperitivos salados, comidas precocinadas…
  • Realizar ejercicio físico de forma regular. Además de todos los beneficios corporales que conocemos, es un método excelente para reducir el estrés y la ansiedad, e influye directamente en el desarrollo de la celulitis.
  • No utilizar ropa muy ajustada, cinturones apretados ni zapatos de tacón demasiado altos. Estas prendas dificultan la circulación sanguínea y favorecen el desarrollo de celulitis.
  • Mantener la piel bien hidratada, nutrida y flexible. Para ello aplícate cosméticos hidratantes regularmente. Las cremas anticelulíticas suelen incorporar ingredientes hidratantes y nutritivos para la piel, precisamente porque es una cuestión importante dentro del abordaje del tratamiento de la celulitis.
  • Aplícate los cosméticos hidratantes o anticelulíticos efectuando un masaje para estimular el drenaje de los tejidos y activar la circulación.

 

¿Por qué muchas cremas anticelulíticas llevan cafeína?

Entre la variedad de ingredientes que los formuladores tenemos a nuestra disposición para añadir a los cosméticos con acción anticelulítica, son impresicindibles los ingredientes con acción lipolítica.

Este tipo de ingredientes son capaces de romper las células grasas y activar su descomposición en moléculas pequeñas, más fáciles de eliminar.

La cafeína es un ingrediente con acción lipolítica que se encuentra en cantidad de cosméticos con acción anticelulítica.

Las dosis a las que se incorpora a los cosméticos son dosis seguras para el consumidor, y aunque la cafeína fuese capaz de llegar a la circulación sistémica, sería una cantidad no superior a la de beber una taza de café.

Sin embargo, por precaución, en embarazadas y mujeres en período de lactancia, no está aconsejado la utilización de anticelulíticos que contengan cafeína.

 

¿Qué plantas tienen acción anticelulítica?

Los vegetales con acción anticelulítica se incorporan a los cosméticos en forma de extractos.

Muchas de ellas ejercen su acción mejorando la microcirculación sanguínea, reduciendo el edema y activando el drenaje de líquidos y toxinas. En este grupo se encuentran el Castaño de Indias, la Hiedra, el Ruscus, la Vid Roja o el Ginkgo biloba.

Otras son descongestivas y antiinflamatorias para la piel, como el Hamamelis, Avellano, Meliloto, Árnica..

También se incluyen plantas con acción renovadora como la Manzana, la Centella asiatica o el Ginseng.

Plantas con acción fibrinolítica para reducir los nódulos celulíticos, como la Papaya, la Piña o la Zanahoria.

Los aceites esenciales, que son rubefacientes y mejoran la circulación, como el Ciprés, la Menta o el Romero.

Después están las plantas con acción calmante y suavizante de la piel, como la Caléndula o la Manzanilla.

Extractos vegetales ricos en yodo, como el Fucus, y ricos en silicio como la Cola de Caballo.

Vegetales con acción lipolítica, como el Guaraná, la Cola o el Té verde.

La Naturaleza tiene un buen arsenal de vegetales con variados mecanismos de acción que pueden ayudar a frenar y/o reducir el problema de la celulitis. Combinándolos bien podemos obtener a partir de las plantas, productos con una acción integral que combaten el problema desde varios frentes a la vez, como son la rotura de los nódulos, la activación de la microcirculación, la estimulación del drenaje linfático, descongestión de la zona, reparación, renovación e hidratación de la piel.

 

Nuestra recomendación para combatir la celulitis

En Máyikas hemos desarrollado un nuevo anticelulítico com extractos botánicos concentrados que te ayudará a prevenir y combatir la temida celulitis. Se trata de un cremigel muy ligero y fácil de aplicar que te dejará la piel suave y aterciopelada al momento.

Te invito a que entres a conocerlo: